Yoga para niños

Desafortunadamente, hoy en día los niños sufren de ansiedad y estrés, debido a los exámenes, tareas, actividades extraescolares, horarios, ritmo de vida… También necesitan parar y alejarse de todo de vez en cuando para recargar su energía, por esa razón, es importante que hagan algún deporte como el yoga para niños. Hay muchas madres que hacen yoga para embarazadas para crear un vínculo con su hijo.

Y aunque puede ser una odisea para muchos padres, la verdad es que los niños tienen más oportunidades de desarrollar muchas de las posturas de esta disciplina que los adultos. Para ellos, la práctica del yoga es un juego en el que tienes que estirar el cuerpo y respirar. 

yoga para niños

A través del yoga, los niños se entrenan a la hora de respirar y aprenden a relajarse para hacer frente al estrés, las situaciones de conflicto y la falta de concentración, son problemas muy frecuentes en la sociedad actual.

El yoga también les ayuda en su largo viaje hacia el dominio físico y mental. Hay varios beneficios que los niños reciben de la práctica del yoga a nivel físico y mental:

  • El desarrollo de los músculos motores.
  • Flexibilidad común.
  • Mejora de la postura.
  • Masaje de órganos internos.
  • Mejores hábitos de respiración.
  • Estimula la circulación.
  • Mejor autoestima.
  • Reducción del nivel de estrés del niño.
  • La perfección de los sentidos.
  • Destreza y fuerza.
  • Descanso y relajación.
  • Elongación.
  • Desarrollar la atención, concentración, memoria y imaginación.
  • Fortalece la personalidad.
  • Canalización oportuna de la energía física.
  • Mejor empatía hacia los demás.
  • Recursos y práctica de yoga con niños en casa.
niños meditando

Yoga en casa con los niños

Las clases de yoga combinan el trabajo del cuerpo y la mente. La motivación es un factor muy importante cuando se trabaja con niños. Por esta razón, es bueno que en una clase de yoga (si tiene lugar en una academia) no haya más de 15 niños juntos. Si su objetivo es organizar su clase de yoga en casa, es importante que sigas estos consejos:

Es importante que los jóvenes estén a gusto.

Deben vestirse con ropas sueltas, ligeras y cómodas que les permitan realizar cada movimiento cómodamente.

Las clases deben tener lugar en un ambiente limpio, tranquilo, aireado y pacífico. ¡No olvides desconectar sus móviles y otros dispositivos electrónicos!

Se pueden utilizar alfombras o almohadillas adecuadas y los niños pueden estar descalzos o usar calcetines.

El yoga se puede practicar a cualquier hora del día, pero el mejor momento para practicarlo es por la mañana o cuando llegas a casa de la escuela o cuando has terminado el trabajo. 

– En lo que respecta a la asistencia, dos sesiones a la semana son suficientes para acostumbrarse

También se recomienda no comer alimentos sólidos dos horas antes de la práctica. Si tienes hambre, come algo ligero y suave, como una fruta. 

El yoga requiere mucha paciencia. No se trata de todo lo que se ve a primera vista o de ser el mejor. 

Practica la respiración del yoga en casa con los niños

La inhalación y exhalación por la nariz es esencial para que el niño pueda estirarse y mantener el equilibrio necesario para empezar a practicar las posturas de yoga. Tan pronto como el grupo controla la respiración, el profesor o los padres pueden empezar con las posturas.

El objetivo de las posturas es calmar los órganos internos y externos. Con los niños, las posturas deben ser practicadas gradualmente. Lo ideal sería que primero aprendieran a respirar, a relajarse y luego a concentrarse. Para los niños tiene que ser como un juego. Y pueden sorprenderte. Diles que si hacen la pose del árbol se convertirán casi en un árbol. 

niña haciendo yoga

5 posturas de yoga para niños 

No tendrás que pedirles que repitan una posición una y otra vez, porque esto puede ser muy aburrido para ellos. Necesitan variar sus posturas y movimientos lentamente y a un ritmo en el que los niños no pierdan la concentración. Como ya hemos dicho, el estímulo y la motivación son fundamentales en este sentido; el respeto y una actitud positiva y alegre.

1. Postura del perro

Es una de los más comunes y fáciles de hacer con los niños. Póngase de pie con las manos y los pies pegados al suelo y forme un triángulo. Deberías quedarte así durante medio minuto. Lo ideal es hacerlo desde una posición horizontal y bajar gradualmente hasta que las manos estén en el suelo. 

2. Postura de la marioneta

El objetivo es relajarse y reducir la tensión. Después de la respiración es una de las más recomendadas para los principiantes. Levántate y deja que tu cuerpo caiga hacia adelante poco a poco. No opongas resistencia. Si es necesario, dobla las rodillas. La clave es dejar ir tu cuerpo. 

3. Postura del indio 

Es la mejor forma de entrar en la práctica del yoga. Siéntate en el suelo, con las piernas cruzadas y encogidas, estira la espalda, cierra los ojos y pon las manos juntas y en medio del pecho. Toma varias respiraciones desde aquí. 

4. Postura del gato

Otra que le gusta mucho a los niños. Adopta una postura con las rodillas y las palmas de las manos en el suelo. Cuando respiras, debes doblar la espalda hacia adentro y hacia afuera como un gatito.

5ª Postura del guerrero

El nombre por sí solo atrae la atención de los pequeños. Pon su cuerpo relajado delante tuya, luego gira su pierna derecha a este lado, luego gire su cabeza y extiende sus brazos hacia el lado derecho.