Savasana o postura del cadáver

La Savasana o también conocida de forma común como la postura del cadáver. En sánscrito Shava significa cadáver. Pattabhi Jois por su parte la llamó «postura de descanso«, y por otro lado Sharath Jois lo llamó Sukhasana «postura de luz«.

Esta postura se adopta siempre al final de cada práctica, es muy importante y necesaria para relajarse después de la práctica de yoga. Por esa razón, recomendamos hacerla al acabar nuestro yoga challenge. 

Mujer haciendo la Savasana

Importancia de la postura del cadáver

La importancia de la postura del cadáver es alta, ya que es una práctica que podemos incorporar en nuestro día a día durante 20 o 30 minutos al día en forma de descanso vigorizante. La relajación en Savasana es un descanso igual o más fuerte que el sueño (la mente permanece activa como cuando está despierta durante la mayor parte del tiempo), al terminar estás completamente renovado y positivo.

Savasana es la postura favorita de la mayoría de los yoguis. Es una práctica de yoga muy importante, pero también sirve para conectar con el estado interior del yoga antes de empezar con las asanas, por esa razón, esta postura de yoga es la recompensa final tras el duro entrenamiento. 

Es el momento en que se relaja la mente y el cuerpo está calentado y estirado, totalmente listo para soltarse y pasar de hacer mucha actividad física a no hacer nada. Es hora de ser simple. Todo lo que se hace en el Yoga es lo opuesto a esta asana, así que no hay acción o esfuerzo. 

En Savasana entramos en un estado en el que los niveles de energía son mínimos y la mente deja de agotarnos con la tensión y los altibajos emocionales. De esta forma, permitimos que el cuerpo se recargue, se cure y encuentre su perfecto equilibrio.

Chica haciendo Savasana en el jardín

Savasana paso a paso

A continuación te decimos cómo hacer la savasana paso a paso para alcanzar el 100% de esta postura:

Desde una posición cómoda de sentado, acuéstate mirando hacia arriba tumbado en el suelo para no hacerte daño en la columna y proteger las vértebras. Para ello, mueve el coxis hacia el talón, separando las costillas de la caja torácica. Cuando inhales y estires ambas piernas, deja que se relajen por completo.

A continuación estira la caja torácica costilla a costilla, armonizando la parte delantera de la caja torácica con la espalda. La inclusión de ambas áreas y su relajación hace que el brazo se libere de la rotación interna y se relajen ambos lados de la cadera.

Afloja la parte posterior de tu cuello presionando la barbilla hacia abajo y empujando el cuello hacia el coxis. Alinea los omóplatos contra el suelo, extendiendo el hombro desde la clavícula para permitir que se llenen los pulmones y dejen aire en las axilas.

Calma los órganos sensoriales, suavizando el comienzo de la lengua, las fosas nasales, los canales auditivos, la piel de la frente, el puente de la nariz, la mandíbula y los músculos de la cara en general. Deja que tus ojos se muevan lentamente de un lado a otro y mueve el exterior del ojo hacia el oído.

Ríndete dejando que los pensamientos, las sensaciones, las emociones y la respiración, fluyan como barcos a la deriva.

Deja la postura de forma progresiva. Puedes rodar hacia un lado y después de unas cuantas respiraciones exhalar y presionar con los brazos hacia el suelo para levantarte de manera que la cabeza se quede levantada al final.

Beneficios de Savasana

Los beneficios Savasana o postura del cadáver son muchos, pero los más destacables son los siguientes:

  • Relaja mente y cuerpo. 
  • Ayuda a bajar la presión sanguínea. 
  • Reduce la fatiga, los dolores de cabeza, el insomnio, la ansiedad y la depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *