Postura del Gato o marjaryasana

La postura del Gato se conoce también como marjaryasana, debido a que marjary significa “gato” y asana como ya sabemos, hace referencia a la palabra “postura”. Gracias a su sencillez, esta es una de las primeras posturas de yoga, que hacen las personas que empiezan a dar sus pasos en este mágico mundo.

Además, la Postura del Gato se complementa directamente con la postura de la Vaca. Motivo por el que normalmente van juntas, ya que las dos se realizan a partir de la posición cuadrúpeda. Ayudando a disminuir el dolor de espalda y a flexibilizar los músculos de la misma.

chica haciendo la postura del gato

¿Cuáles son los beneficios de la marjaryasana?

La Postura del Gato es una de las posturas que se caracterizan por aportar grandes beneficios, a pesar de ser una asana muy sencilla. Por lo tanto, entre los principales beneficios de esta postura de yoga, tenemos que: 

  • Es ideal para reducir los niveles y las consecuencias del estrés, en tu cuerpo y mente.
  • Te Induce a un estado meditativo. Debido a que gracias a esta asana mantienes tu mente concentrada en ir contando los segundos, en los que estás en la postura del Gato. 
  • Te ayuda a mantener la mente en blanco, por lo tanto, aprendes a controlar tu mente.
  • Previene y ayuda a aliviar los síntomas del dolor de espalda. Además de que te ayuda a corregir las malas posturas y a enderezar tu espalda. 
  • Te ayuda a flexibilizar los músculos de tu espalda, tu cuello y la caja torácica.
  • Te ayuda a fortalecer las muñecas, los músculos de tus hombros, o también conocido como deltoides y los músculos de los antebrazos que son: el pronador redondo y palmar mayor.
  • Le brindas un masaje a tus órganos internos, ayudando a tu organismo a mejorar la digestión y la circulación sanguínea. 
  • Al tener otras posturas asociadas la postura del gato, es ideal para realizar yoga challenge. 
  • Y por último, te ayuda a tonificar y fortalecer tus abdominales, produciendo un efecto adelgazante.

mujer haciendo la postura del gato

Postura del Gato, pasó a paso 

  • Para realizar esta postura correctamente, debes empezar, sentándote sobre tu WideMat en posición cuadrúpeda,  como en la postura del perro yoga. Manteniendo tus muñecas justo debajo de los hombros, tan separadas entre sí como las rodillas, las cuales, deben estar abiertas a la misma distancia de tus caderas. Esta postura también suele tener cierto parecido a balasana y anantasana.
  • Tu cabeza tendrá que estar mirando hacia abajo. Y una vez que estés en esta posición, exhala profundamente hasta vaciar tus pulmones. Una vez que lo logres, vas a inspirar profundamente, al mismo tiempo que vas elevando tu espalda y la vas arqueando sin despegar tus manos del WideMat. Cuando consigas estar en esta posición, agacha la cabeza, y mete tu abdomen hacia dentro. Todo esto mientras estiras tus brazos. 
  • Trata de mantener esta posición al menos durante 10 segundos, mientras respiras. Una vez que transcurra este tiempo, vuelve a tu posición inicial y expulsa el aire. Repite la asana de 4 a 6 veces. Esta postura la puedes ir alternando con la postura de la vaca. Y luego puedes hacer la asana de la cara de vaca. Además de que hay otras asanas interesantes que puedes practicar, como yoga mudrasana y phalakasana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *